Por nefertiti551 | mayo 21, 2012 - 23:12 pm - Publicado en Literatura

Comprender la información. Las ideas implícitas

Los textos a menudo aluden a ideas que no aparecen explícitas. El reconocimiento de las ideas implícitas tiene una gran importancia a la hora de interpretar un texto, es decir, de captar todo el sentido que el autor pretende transmitir.


Las lecturas de un texto

Se pueden hacer varias lecturas de un mismo texto analizando sus ideas implícitas. Es el caso del siguiente mensaje:

Las autoridades sanitarias advierten que el tabaco perjudica seriamente la salud.

Con esta oración se expresa una idea explícita:

Las autoridades sanitarias avisan de que el tabaco es perjudicial para la salud.

Pero hay además otra idea que, aunque no está expresada, podemos deducir. Se trata de una idea implícita, que podríamos enunciar así:

Las autoridades sanitarias recomiendan no fumar.


Clases de ideas implícitas

Todo texto descansa sobre unas ideas que no se explican porque se supone que el lector ya las conoce. Por ejemplo, para interpretar una frase como No salí de casa porque llovía a cántaros, hemos de tener en cuenta una idea que podríamos expresar más o menos así: «No resulta agradable andar por la calle cuando llueve abundantemente porque te mojas». Esas ideas ya conocidas sobre las que descansa la información son las presuposiciones.
Los hechos o las ideas que se presentan en los textos pueden servir de base para extraer algunas conclusiones que no están explícitas. Supongamos, por ejemplo, que nos encontramos con un texto como el siguiente:

El estado de Connecticut se halla situado al nordeste de los Estados Unidos. Entre sus principales ciudades se encuentran Hartford, New Haven y Waterbury.

A partir de los dos enunciados que integran este texto, podemos llegar a la siguiente conclusión: Hartford, New Haven y Waterbury son ciudades estadounidenses. Estas conclusiones que se derivan de los textos son las inferencias.

Tanto las presuposiciones como las inferencias son fundamentales a la hora de comprender e interpretar un texto.


La idea global. Concepto

Una vez que hemos reconocido los temas y subtemas del texto y hemos identificado o elaborado las ideas principales, podemos preguntarnos cuál es su idea global, esto es, la idea que condensa la información fundamental del texto.

La idea global responde a la pregunta «¿Qué nos quiere decir el texto?». Frecuentemente en ella se hace una afirmación de carácter general sobre el tema principal. Leamos el siguiente texto:

Funciones de los satélites artificiales
En la actualidad, los satélites artificiales pueden cumplir múltiples funciones. Algunos satélites desempeñan funciones de comunicación: se emplean en las transmisiones de teléfono, radio o televisión. Otros satélites realizan funciones de vigilancia. Es el caso del Spot-1, que cada 26 días fotografía toda la superficie terrestre. Hay satélites cuya misión es proporcionar información meteorológica. Destaca entre ellos el Meteosat.

En este texto, el tema principal son las funciones de los satélites artificiales. Veamos qué ideas se desarrollan en él:

Los satélites artificiales desempeñan funciones diversas.
Algunos satélites desempeñan funciones de comunicación.
Algunos satélites realizan funciones de vigilancia.
Algunos satélites proporcionan información meteorológica.

La idea global queda expresada en el primer enunciado del texto: Los satélites artificiales pueden desempeñar múltiples funciones.

A veces, como en el caso anterior, la idea global aparece de forma explícita en el texto. Pero no siempre es así. Cuando la idea global no está expresada, es necesario inferirla a partir de la información proporcionada por el texto.


La valoración del texto

A la hora de valorar un texto, importan especialmente algunos tipos de contenidos implícitos, especialmente las relaciones no expresas entre unas ideas y otras y las premisas subyacentes.

La relación existente entre dos ideas puede aparecer de forma explícita en el texto; es lo que ocurre, por ejemplo, en los siguientes casos, en los que la relación causal se manifiesta por medio de un conector o de la presencia de la palabra causa:

El representante israelí no accedió a las peticiones palestinas. Por consiguiente, las negociaciones se suspendieron. La causa de que se suspendieran las negociaciones fue la negativa del representante israelí a acceder a las peticiones palestinas.

Pero también es frecuente que la relación no esté marcada y sea el lector quien deba inferirla:

El representante israelí no accedió a las peticiones palestinas. Las negociaciones se suspendieron.

Saber detectar las relaciones no expresadas entre las ideas es fundamental para valorar la coherencia de un texto.

Nota original: http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/tema/tratamiento-informacion/comprender-informacion-ideas-implicitas.html?x=20070417klplyllec_605.Kes

Este articulo fue publicado el 21 mayo 21UTC 2012 a las 23:12 y esta archivado en Literatura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Esta activa la aprobacion de comentarios y puede retrasar la aparicion de tu comentario. No es necesario que lo vuelvas a escribir.