Por nefertiti551 | mayo 21, 2012 - 14:03 pm - Publicado en Literatura

null

Estructura y recursos de la argumentación

Son textos argumentativos aquellos que tienen como finalidad convencer a alguien sobre algo con razones que se desarrollan siguiendo unas estructuras y recursos determinados.


Partes del texto argumentativo

Los textos de carácter argumentativo suelen disponer sus contenidos según un orden más o menos fijo, en el que se pueden distinguir tres apartados: la tesis, los argumentos y la conclusión. Para escribir un texto argumentativo primero hay que elegir un tema apropiado que se preste al debate. A continuación hay que informarse bien sobre él, organizando la información para poder establecer los distintos argumentos. Por último se tiene que preparar un guión y desarrollar las siguientes partes de manera diferenciada.

La tesis es la idea que se va a defender. Se enuncia, por lo general, al comienzo del texto. La idea que constituye la tesis debe ser potencialmente conflictiva, de modo que sea preciso defenderla.
Los argumentos son las razones que se arguyen para apoyar la tesis. Entre los argumentos y la tesis debe haber una relación de implicación, de manera que la aceptación de los argumentos lleve inmediatamente a asumir la tesis.
La conclusión es la parte final de la argumentación. En ella se recuerda la tesis y se resumen los argumentos.


Estructura del texto argumentativo

Por lo común, el texto argumentativo se atiene a una estructura en la que es posible distinguir cuatro partes:

Introducción. Tiene por objeto ganarse la confianza del destinatario y presentar el asunto del que se va a hablar. El siguiente ejemplo pertenece a la introducción de un discurso de Martin Luther King en favor de la igualdad de las personas con independencia de su raza:

Estoy orgulloso de reunirme con ustedes este día, que será, ante la Historia, la mayor manifestación por la libertad habida en nuestro país.

Exposición. Contiene la tesis y los hechos relevantes relacionados con ella. La tesis enunciada en su discurso por Luther King se puede resumir así:

Estados Unidos ha incumplido hasta ahora el compromiso contraído con los ciudadanos de color y ha llegado el momento de que se haga justicia.

Cuerpo argumentativo. Constituye la parte esencial del texto. En él se aducen los argumentos que sirven de apoyo a la tesis. En el discurso al que hacemos referencia, el cuerpo argumentativo se inició con el enunciado que se cita a continuación:

No habrá descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que al negro se le garanticen sus derechos de ciudadanía.

Conclusión. En esta última sección se suele reforzar la tesis y a veces se invita a los destinatarios a actuar en un determinado sentido. En el discurso de Luther King la conclusión comienza con el siguiente texto:

Entonces, resuene la libertad desde la cima de los montes prodigiosos de New Hampshire; resuene la libertad desde las poderosas montañas de Nueva York; resuene la libertad desde las alturas de Pensilvania, desde las rocas nevadas de Colorado, desde las sinuosas pendientes de California.

Los recursos de la argumentación

En los textos argumentativos se emplean con frecuencia algunos recursos peculiares:

Los conectores de carácter causal (dado que, pues, por tanto…), que permiten vincular los argumentos con la tesis. Ejemplo:

La democracia constituye el mejor de los sistemas políticos, dado que permite una mayor participación de los ciudadanos.

Los ejemplos o analogías, que dan fuerza a las ideas y pueden constituir por sí mismos un argumento, por ejemplo:

El lugar social que ocupa hoy la mujer no ha tenido parangón en el pasado.

Las fórmulas para implicar al receptor, que a veces se manifiestan en el uso de verbos en primera persona del plural (Todos sabemos que…) o en segunda persona (Debéis manifestar vuestras ideas…).

La argumentación y la contraargumentación

La tesis es una opinión que se sustenta sobre unos argumentos; y, como es natural, puede haber personas que no compartan esa opinión o alguno de esos argumentos. Esa situación da origen a réplicas en las que una o varias personas intentan rebatir la tesis que otra persona mantiene o los argumentos aportados para defenderla.

Los mecanismos más frecuentes para refutar un argumento consisten en mostrar la falta de validez o de consistencia de ese argumento, o en oponerle un argumento que tenga un peso mayor.


Los mecanismos de la contraargumentación

Entre los procedimientos que se emplean para contrarrestar los argumentos contrarios se cuentan los siguientes:

Mostrar los errores de carácter lógico del argumento contrario:

Eso no es un argumento; es una expresión de fe.

Hacer concesiones parciales para refutar luego los puntos esenciales. Ejemplo:

Maddox hace un trabajo excelente al revisar en su nuevo libro algunas de las grandes incógnitas que todavía quedan. Pero John no se plantea nunca seriamente la posibilidad de que no haya respuesta para algunas de esas preguntas.

Reducir al absurdo el argumento contrario, situándolo en un contexto en el que resulte claramente ineficaz o ridículo.

Entonces, según su opinión, ¿una gestión incontrolada de los residuos tóxicos sería realmente beneficiosa para el entorno?

Nota original en: http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/tema/texto-tipos/estructura-recursos-argumentacion.html?x=20070417klplyllec_458.Kes

Este articulo fue publicado el 21 mayo 21UTC 2012 a las 14:03 y esta archivado en Literatura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Esta activa la aprobacion de comentarios y puede retrasar la aparicion de tu comentario. No es necesario que lo vuelvas a escribir.