Por nefertiti551 | mayo 21, 2012 - 14:07 pm - Publicado en Literatura

Los textos dialogados

Los textos dialogados son aquellos que están compuestos por un diálogo, es decir, un intercambio de preguntas y respuestas entre dos o más interlocutores.

null


Características de los textos dialogados

Aunque el diálogo es propio de la lengua oral, sí aparece normalmente en los textos escritos, cuando el autor se esconde detrás de sus personajes y deja que se expresen libremente, sin mediación del narrador. Esto puede ocurrir en fragmentos de una narración, descripción, exposición, o en otros textos en los que el diálogo sea casi exclusivamente la única forma de escritura, como en las obras teatrales, por ejemplo.

Sirviéndose del diálogo, los personajes reproducen la lengua oral dotando a lo escrito de la espontaneidad y la expresividad de una conversación hablada.

Las principales características de estilo que se pueden encontrar en un texto dialogado son:

Naturalidad: reproduce la forma del habla de cada persona. Por lo tanto, nos podemos encontrar con diálogos en los que se utiliza un lenguaje coloquial, infantil o incluso vulgar, dependiendo de los personajes que hablen y su caracterización.
Agilidad: construye un ritmo conversacional mediante expresiones cortas y dinámicas, igual que sucedería en una conversación entre personas.
Expresividad: selecciona intervenciones que revelen las particularidades de cada hablante.

El diálogo escrito intenta, por tanto, recrear la espontaneidad de las conversaciones orales a través de pausas y de una alternancia verosímil de la palabra que nos permita inferir la mayor cantidad de información de los hablantes, con o sin la ayuda del narrador, como ocurre en el siguiente ejemplo sacado de una novela de Max Aub:

José, que nunca andaba por las ramas, le preguntó:

¿Quieres ser mi novia?
No.
¿Por qué?
Me das miedo.
Te juro que no te tocaré un pelo de la ropa.
Mi ropa no tiene pelos.
Hablo en serio. Soy capaz de hacer cualquier cosa por ti.
¿Hasta de pegarle a Guillermo? (Guillermo: un cadete.)
Sí. Y de llevarme por delante a quien sea.
Chico, ¡qué fuerte te ha dado!
No lo sabes. No hago más que pensar en ti, de día y de noche.

La calle de Valverde, Max Aub.

La calle de Valverde, Max Aub.

Hay varias formas de introducir un diálogo entre los personajes de un texto narrativo. Podemos hablar de tres formas o estilos diferentes de diálogo que dependen del grado de intervención del narrador, según se recogen a continuación.
ESTILOS DE DIÁLOGO EJEMPLOS
Directo: reproduce literalmente las palabras de los personajes que intervienen. -¡No te puedo creer! -exclamó Luis. -Así es, no le des más vueltas -intentó tranquilizarle su tío.
Indirecto: los personajes hablan a través del narrador. En ese momento Inés le preguntó con rabia qué pensaba hacer con todo ese dinero.
Indirecto libre: el narrador expresa sentimientos o pensamientos que fluyen por la mente de los personajes sin mencionarlo explícitamente. Una vez más Roberto se hizo la eterna promesa de no volver a regocijarse en la desgracia ajena, pues en el fondo temía que algún día fuera él quien sufriera el castigo.


Tipos de textos dialogados

En literatura también se recurre al diálogo como medio exclusivo e independiente para que los personajes intervengan reflejando la realidad que el autor quiere representar, como ocurre en el teatro, la prosa dialéctica o el guión de cine:

SRA. TEPÁN. (A ZEPO.) Y en la trinchera, ¿qué hace usted para distraerse?

ZEPO. Yo, para distraerme, lo que hago es pasarme el tiempo haciendo flores de trapo. Me aburro mucho.

SRA. TEPÁN. ¿Y qué hace usted con las flores?

ZEPO. Antes se las enviaba a mi novia. Pero un día me dijo que ya había llenado el invernadero y la bodega de flores de trapo y que si no me molestaba que le enviara otra cosa, que ya no sabía qué hacer con tanta flor.

SRA. TEPÁN. ¿Y qué hizo usted?

ZEPO. Intenté aprender a hacer otra cosa, pero no pude. Así que seguí haciendo flores de trapo para pasar el tiempo.

SRA. TEPÁN. ¿Y las tira?

ZEPO. No. Ahora les he encontrado una buena utilidad: doy una flor para cada compañero que muere. Así ya sé que, por muchas que haga, nunca daré abasto.

SRA. TEPÁN. Pues ha encontrado una buena solución.

ZEPO. (Tímido.) Sí.

Pic-nic, Fernando Arrabal

Pic-nic, Fernando Arrabal

Como podemos ver, el diálogo es el principal componente de las obras dramáticas o el teatro. La acción avanza, por tanto, gracias a los diálogos propiciados por los personajes, cuyo nombre precede cada una de sus intervenciones, y en ocasiones se apoya en pequeñas descripciones de las escenas, llamadas acotaciones.

Hay además otras formas de textos dialogados con características muy diferentes al teatro. Se trata de la dialéctica o el diálogo en sí, como género literario. Este género, muy prolífico durante la Edad Media y el Renacimiento, adopta la forma de diálogo para hacer exposiciones argumentativas o debates entre varios personajes con intención didáctica sobre un tema determinado:

VALDÉS. ¿De qué os reís?

MARCIO. Ríome de ver quán contra vuestra voluntad os hazemos hablar en estas niñerías, y huélgome de considerar la paciencia con que las tratáis.

VALDÉS. Dexad hazer, que algún día también yo me reiré de vosotros, o mal mandarán manos.

MARCIO. A vuestro plazer, siempre me precié de tomar fiado. Agora me decid por qué unas vezes escribís a con h y otras sin ella.

VALDÉS. Por hazer diferencia de quando es verbo o quando es preposición, y así siempre que es verbo la escribo con h.

Diálogo de la lengua, Juan de Valdés

Nota original en: http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/tema/texto-tipos/textos-dialogados.html?x=20070417klplyllec_464.Kes

Este articulo fue publicado el 21 mayo 21UTC 2012 a las 14:07 y esta archivado en Literatura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Esta activa la aprobacion de comentarios y puede retrasar la aparicion de tu comentario. No es necesario que lo vuelvas a escribir.